El siniestro doctor Holmes

A veces me acerco a ojear algún artículo con cierto desinterés y de repente empiezan a brotar numerosas ideas para una buena aventura de Far West La Leyenda. En este caso me ha sucedido al aproximarme a conocer a H. H. Holmes, también conocido como Dr. Henry Howard Holmes y que está considerado como el primer asesino en serie de los estados unidos, llegando a confesar 27 asesinatos y más de 50 tentativas, aunque investigaciones posteriores sitúan las cifras en más de 200 asesinatos (estremece solo con pensarlo).

H._H._Holmes

Oriundo de Gilmanton (New Hampshire) en 1861, desde muy tierna infancia manifestó un odio exacerbado hacia el género femenino, especialmente hacia aquellas mujeres de buena posición social cuya fortuna ansiaba. Contrajo su primer matrimonio a los 17 años con una rica heredera de la que obtuvo los recursos necesarios para iniciar estudios en las universidades de Vermont y Michigan. Mostró gran interés en medicina quirúrgica, especialmente en las clases de anatomía donde se diseccionaban cadáveres.

De buen porte, aire distinguido y de elegante vestimenta engatusaba a ricas herederas solitarias y viudas de buena posición con tremenda facilidad estafándolas grandes cantidades de dinero con las que adquirió un solar en Chicago donde construyó un extraño hotel conocido como “Holmes Castle”.

En el Holmes Castle las habitaciones estaban provistas de trampas, puertas secretas y un intrincado laberinto de pasillos secretos desde donde el doctor observaba a sus clientes a través de pequeñas ventanillas disimuladas. Además, disponía de un sofisticado sistema de grifos de gas con los que podía asfixiar a sus víctimas en sus habitaciones. Los diferentes pisos estaban conectados a través de un montacargas y dos rampas. En la bodega se ubicaba el “calabozo”, una habitación con numerosos instrumentos de tortura, junto con un horno y dos grandes cubas llenas de ácido y cal con las que Holmes se deshacía de los cuerpos. Durante este tiempo Holmes contó con la ayuda de Benjamin Pitezel, un carpintero con un amplio pasado criminal.

El período de mayor actividad del hotel fueron los seis meses que duró la Exposición Universal de Chicago en 1893, y tras su cierre, el hotel fue decayendo hasta que su tercera planta se incendió misteriosamente cuando se realizaban unos trabajos de ampliación. Holmes había asegurado cuantiosamente esa tercera planta meses antes del incendio que desató numerosas sospechas, por lo que tuvo que abandonar Chicago.

En 1894 entró en prisión al tratar de vender algunos bienes procedentes de herencias de las mujeres a las que seducía y asesinaba y es en la cárcel donde ideó un plan para engañar nuevamente a las compañías de seguros contratando una póliza de vida para su socio Pitezel a nombre de su esposa al que harían pasar por muerto con el cadáver de otra persona y que finalmente traería un desdichado final para el mismo Pitezel y su familia.

Finalmente, Holmes fue arrestado en noviembre de 1894 en Boston por el robo de unos caballos y juzgado por el asesinato de su mano derecha gracias a la investigación del detective Frank Geyer, que siguió el rastro de Holmes por todo el país. Ya en la cárcel Holmes confesó un total de 27 asesinatos en Chicago, Indianápolis y Toronto muriendo en la horca en mayo de 1896.

Creo que estaréis de acuerdo conmigo en que la historia del Sr. Holmes da pie a numerosas aventuras donde es fácil encajar un grupo de aventureros en la segunda mitad del siglo XIX en los EE.UU. ¿Estáis preparados para perseguir y detener al doctor Holmes?.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s