I

Louisville LilyHuyendo de nuevo…
No recuerdo la última vez que saboreé un buen bistec, ni un trago de whiskey de Kentucky.
La última ciudad en la que dormí tenía un bonito saloon de nombre francés… el “Douze Portes”… y sí, es verdad que tenía doce puertas.

Y también es verdad que en una de ellas conocí a “Louisville Lily“.
– “Nunca sigas a una mujer con nombre de ciudad
Eso es lo que decía mi padre, y lo que todavía retumba en mis oídos con cada pisada del caballo en el que salté desde esa habitación, dejando atrás a una gata demasiado salvaje y a un ayudante de marshal demasiado joven para que muriera con una bala en el cerebro, una bala que no llevaba su nombre escrito, pero que te juro que era para él.
En cambio se la llevó ella al lanzarse para protegerle en el momento en que yo ya llevaba la muerte en los ojos, y la voz del infierno en mi six shooter.
Y salté al pozo en el que todavía estoy cayendo, y caí encima de un caballo negro como la muerte que dejaba atrás, y escuché a lo lejos el grito desgarrador de aquel joven marshal que se hizo viejo al conocerme…
– “Que Dios te maldiga Boone Garnett… que Dios te maldiga. Algún día te encontraré y acabaré contigo… ¿Me oyes Boone Garnett?… Te encontraré… y te mataré...”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s